Tu piel te lo agradecerá: cuidados esenciales para protegerte del sol

La radiación solar es necesaria para la vida, aunque la exposición no controlada puede acarrear problemas graves como: quemaduras solares, fotosensibilidad, fotoenvejecimiento cutáneo, cáncer de piel y alteraciones del sistema inmunitario.

Para protegernos adecuadamente de la radiación solar debemos tener en cuenta varios aspectos importantes:

  • El primero es la propia radiación que llega a la superficie terrestre. Ésta puede ser infrarroja, visible y ultravioleta. Tanto la radiación visible como infrarroja han demostrado que son capaces de producir alteraciones sobre la piel y debemos de tenerlas en cuenta a la hora de fotoprotegernos, pero la ultravioleta es sin duda la más nociva.El Índice Ultravioleta nos indica la intensidad de la radiación solar en la superficie terrestre. Cuanto mayor es el índice ultravioleta mayor debe de ser el nivel de protección solar empleado. Este índice lo podemos consultar en la web de la Agencia Española de Meteorología1; en Andalucía, los mayores índices ultravioleta corresponden a los meses de verano y dentro del día a las horas centrales (entre las 12:00 y 16:00 horas).
  • El segundo aspecto importante a tener en cuenta a la hora de protegernos frente a la radiación solar es el fototipo. El fototipo es la clasificación de la piel según su capacidad para responder a la radiación solar. Esta clasificación se basa en la cantidad de melanina que produce la piel. Y la es la siguiente:

  • Por tanto, cuanto más bajo es el fototipo mayor debe ser el nivel de protección que debemos de establecer. Es importante concienciarse de que una piel de fototipo bajo en un entorno de alto índice ultravioleta puede sufrir quemaduras en un tiempo muy corto de tiempo, por lo que además de utilizar fotoprotector es conveniente usar ropa adecuada, gorro y gafas de sol, si se va a realizar actividad al aire libre. Debemos de tener especial cuidado con los niños pequeños (sobre todo menores de 3 años) no exponiéndolos nunca directamente al sol.
  • El tercer aspecto que nos va a ayudar a seleccionar una protección adecuada es el SPF o factor de protección solar. Este factor corresponde al producto de fotoprotección, e indica el número de veces que un protector solar es capaz de aumentar la resistencia al eritema con respecto a cuando no está protegida. Por ejemplo, si una piel tarda en quemarse 5 minutos sin protección, si utilizamos un fotoprotector SPF30 tardaría 30 veces más en quemarse; o sea, 150 minutos. Es importante tener en cuenta que esos niveles de protección están estudiados en condiciones de laboratorio y las condiciones ambientales pueden modificar los resultados. Es muy recomendable aplicar el fotoprotector una media hora antes de la exposición y renovar la aplicación al menos cada 2 horas, aplicando una cantidad adecuada y sin olvidar zonas como la nariz, orejas, piel y calva.Existen fotoprotectores orales, pero estos están destinados a proteger del daño oxidativo, de la degradación de las proteínas y del daño del ADN celular. Dichos fotoprotectores en ningún caso pueden sustituir a la fotoprotección tópica.

Por otro lado, es necesario evitar la posible deshidratación que se puede producir tras una exposición solar. Se debe de hidratar la piel con un producto adecuado e internamente bebiendo agua abundante.

En cuanto a los tratamientos farmacológicos y la radiación solar, muchos medicamentos pueden producir fototoxia y fotoalergia, por lo que siempre es conveniente informarse en el caso de que se estén tomando medicamentos.

Recuerda consultar al dermatólogo ante cualquier evolución en un lunar o peca, tanto del color, del tamaño como de la forma.

Y siempre que surja alguna duda ante cualquiera de estas cuestiones:

¡Consulta a tu farmacéutico, estará encantado de atenderte!

 

Manuel E. García Fernández
Vocal Autonómico de Dermofarmacia y Formulación Magistral del del CACOF

[1] https://www.aemet.es/es/eltiempo/prediccion/radiacionuv

3 min read|Published On: 25/06/2024|Views: 291|

¡Compártelo!

Entradas relacionadas